Friday, June 06, 2008

No nos une el amor sino el espanto...

Buenos Aires está muy sucia, y los porteños muy muy locos, pero la ciudad sigue teniendo el encanto de siempre.
Cines, teatros, librerías, discos, ropa, comida "natural", de todo, realmente de todo.
A pesar de los cambios de la postmodernidad que nos invade, Buenos Aires sigue teniendo el mismo encanto de siempre.
Y en cada nueva visita renueva sus encantos, a pesar de lo novedoso uno encuentra siempre alguna vieja casa que guarda un poco de la esencia del barrio (acá: Chacarita) e involuntariamente recuerda a Baldomero Fernández Moreno y su "Guía caprichosa de Buenos Aires": la descripción de la construcción de departamentos en las viejas "quintas" de Flores merece varias relecturas, como "Sur" que oimos una y otra vez sin cansarnos...

Paulina