Friday, February 13, 2009


"Las horas del verano"

Excelente película francesa, una muy ajustada visión de la vida familiar contemporánea.
Las actuaciones, maravillosas; y la ambientación,cuidada hasta el detalle, hacen de este film una pequeña obra de arte como las que conserva con amor Helene.
Ella, que ha dedicado su vida a la obra de Paul Berthier, recibe en la casa ancestral a sus hijos y nietos al cumplir setenta y cinco años. A partir de esa reunión familiar y del encuentro de quienes viven en Paris, USA y Pekin, el director muestra cómo fluyen las relaciones entre quienes viven tironeados por sus propias necesidades, proyectos, urgencias... Y nunca dedicarán su vida a conservar y mantener como un templo la vieja casona llena de objetos de arte, cuadros, grabados, recuerdos, secretos.
Helena, como la mayoría de los septuagenarios de hoy, está muy sola y sabe que sus hijos nunca volverán a vivir en su país. Parece no haber lugar para ella en la constelación familiar. En una sociedad demasiado competitiva, no hay espacio para los viejos. ¿Pensamos que somos nosotros los viejos de mañana?
Paulina