Tuesday, June 09, 2009

La partida del hijo pródigo

Alejarse ahora de todo esto confuso,
que es nuestro pero no nos pertenece,
que, como el agua en las viejas fuentes,
nos refleja temblando y descompone la imagen;
de todo esto, que como con espinas
se agarra una vez más a nosotros... alejarse
a esto y a este,
que ya no veíamos
(tan cotidianos y acostumbrados eran),
contemplarlos de protno: suaves, conciliadores
y como en un principio y de cerca;
y presintiendo comprender qué impersonalmente,
qué por igual cayó el sufrimiento sobre todos,
del que la infancia está llena hasta el borde:
Y sin embargo irse entonces, arrancando la mano de la mano,
como desgarrando de nuevo algo ya sanado,
y marcharse, ¿a dónde? A lo incierto,
lejos, a un país cálido e inmóvil,
que tras toda acción, como un decorado,
seguirá indiferente: jardín o muro;
y marcharse: ¿por qué? Por impulso, por temperamento,
por impaciencia, por esperanza oscura,
por incompresibilidad y por incomprensión.

Tomar todo esto sobre sí y en vano
dejar caer algo que quizá se tenía,
para morir solo, sin saber por qué...

¿Es esto la entrada a una nueva vida?

Rainer María Rilke (en: "Cartas a un joven poeta- poemas"


Este texto que encontré en "Cartas a un joven poeta" dedicado a los que tanto quiero y sé que están buscando un camino, una elección de cambio, de crecimiento personal. Rilke les (nos) dice cosas muy profundas, referidas a la creación, pero se pueden leer como referidas a muchos aspectos de la vidad. Espero les guste.

Paulina