Monday, August 17, 2009

Sto male, sto veramente male...


Aquí estoy, sobreviviendo a las nevadas.
Estoy muy triste, muy triste. El proyecto de familia por el que trabajé treinta años se derrumba...
¿Qué queda cuando se mueren los sueños? El vacío, y el vacío es muy difícil de tolerar; la civilización occidental le tiene pánico, y para evitarlo ha inventado toda clase de di-versiones (la industria del "entertainment": cine, tv, videos o dvds, radios, páginas web, facebooks, realidades virtuales, etc., etc., etc.) que procuren "llenar" el vacío. Y toda clase de adicciones, legales y hasta bien vistas algunas -como el ser work-aholic- e ilegales y ocultas otras. ¿Cómo se llena el vacío que deja el fracaso?
Los franceses dicen "Tout casse, tout passe, tout lasse", y tal vez tengan razón.

Paulina