Saturday, September 04, 2010

BONJOUR TRISTESSE

Bonjour tristesse es el título de una novela de Francoise Sagan muy de moda en los años 70...
Y Buenos días tristeza responde exactamente a mi estado de ánimo actual. Desde el miércoles, día en que me enteré de los malos resultados de C en los parciales de julio... me quería morir... morir, morir, morir... ¿hasta cuándo tengo que seguir esperando para ver a alguno recibido?
Me sentí tan terriblemente mal, tan pero tan mal... pensé en varias cosas: ir al casino con algunos pesos y jugar para enfrascarme en "otra cosa"... tomarme algunos rivotriles y dormir tres días seguidos (la cajita de rivotril venció en marzo de 2008), quizá al despertarme me sentiría un poco mejor, y alguna alternativa igualmente inútil...
Lo peor de esto es que me hace decir, como a Sabina en su CD(parafraseando a Almodovar), "¿qué he hecho yo para merecer esto?" No sé realmente qué hice o qué no hice, por más que trato de pensar y repensar el pasado no logro encontrar dónde estuvo la falla, porque debe haber alguna falla en toda esta historia. Las cosas no ocurren porque sí. Si de algo me ocupé fue de la educación formal, escolarizada, standarizada... en eso puse mucha, muchísima energía, dedicación, pasión. No me costó, no lo hice por obligación sino por convencimiento.
¿Por qué me mintieron? ¿Por qué no me dijeron: "Mamá, me quiero ir a VIVIR a Buenos Aires; soy joven, quiero hacer mi vida, probar lo que es vivir en una gran ciudad, etc, etc, etc"? Los hubiera ayudado. ¿Por qué me tuvieron que mentir y decir que se iban a ESTUDIAR A BUENOS AIRES? Indudablemente porque son, como ellos mismos dicen, "caretas". Son tan caretas como los adultos a quienes con dedo acusador señalan despectivamente...
Y sigo dándole vuelta al vaso de naranja y whisky tratando de encontrar alguna respuesta que me explique la causa, el motivo, el origen de tanto y tanto error. Sé que lo que más me importaba falló: ninguno concluyó su educación terciaria. Siento que fracasé como mujer, como madre, como persona. Fracasé. No logré lo que más quería. Siempre creyendo en la educación, en las posibilidades que brinda la educación, en la impotancia del estudio, en el que sigo creyendo... No vi el estudio como algo meramente instrumental (aprender inglés y computación para tener mejores posibilidades laborales, por ejemplo), sino como algo bueno en sí mismo, que amplía las posibilidades humanas de la persona que aprende... y ellos no tienen un título terciario. No tengo consuelo, me siento hundida en una pesadilla sin retorno. No se trata de un bochazo inesperado, de recursar una materia, de atrasarse algún cuatrimestre (¿a quién no le ha sucedido algo así?), se trata de que no se van a esforzar en tener un título porque no lo valoran... no son las personas que yo creía que eran. Hace más de diez años que espero algo que ahora comprendo que nunca va a ocurrir, me mintieron en algún punto. Suponiedo que cuando fueron a Buenos Aires fueron sinceros y querían estudiar para recibirse algún día, ese deseo cambió. Y no tuvieron la decencia de aclararlo. Son mediocres como personas, además de malos estudiantes.
¿Qué me queda de ahora en adelante? ¿Cómo se traga y digiere este fracaso? ¿Cómo se sigue? ¿Fingiendo que todo "se gual" como decía Minguito? A esta altura de mi vida no puedo fingir. Aposté a la construcción de una familia que no es. Creí en un montón de cosas que ahora veo caídas como un castillos de naipes... me pregunto qué me ata a Ushuaia y a la Argentina, a la vida que yo venía haciendo, al juego que seguía jugando.
Paulina, hoy desolada

Labels:

1 Comments:

Blogger sihagalo said...

Martha Arguizonis esta tratando de comunicarse contigo, por el apellido te darás cuenta por que.
-su mail es

mmagarcia@live.com.ar

soy la cuñada y me encargó quen te enviara este mensaje.

Mis saludos todos en esa bella ciudad de Usuhaia

6:20 AM  

Post a Comment

<< Home